Gran familia CAID sigue creciendo, 34 pequeños completan plan terapéutico

0
184

Santo Domingo.- Entre manifestaciones de alegría, agradecimiento y grandes emociones, el Centro de Atención Integral para la Discapacidad (CAID), presentó a 34 niños y niñas que completaron su plan terapéutico integral, con los que se eleva a 189 la cantidad de egresados desde que entró en funcionamiento.

En la emotiva ceremonia denominada Mi Apellido es CAID, se proyectó un video testimonial en el que cinco familias compartieron sus experiencias durante el proceso terapéutico intensivo particular.

Coincidieron en describir que el CAID se convirtió para ellos en una familia que les llevó tranquilidad ante la desorientación, que se constituyó en una bendición inmensa y en un centro que les tomó de la mano para guiarlos y llevarles a puerto seguro.

La actividad estuvo encabezada por el director del CAID Santo Domingo Oeste, doctor Moisés Taveras y la supervisora de servicios de salud, Mayra Ramos, quienes entregaron a los niños y sus familias el certificado de participación, una fotografía enmarcada, un regalo funcional y una sesión de fotos familiares en CD.

Durante una de la entrega uno de los niños egresados pidió el micrófono para de forma espontánea decir… “Buenos días, soy Kevin Manuel Ramírez, tengo 10 años de edad y felicito a Cándida Montilla”. Recibiendo lluvia de aplausos de parte de los presentes.

También fueron reconocidos 12 padres por su compromiso y colaboración constante durante las terapias de los niños.

Hoy se cristaliza un esfuerzo

El doctor Taveras manifestó que para la primera dama Cándida Montilla de Medina y todo el personal del CAID, compartir con las familias este momento siempre ha sido de mucho orgullo porque hoy se cristaliza un esfuerzo y pueden celebrar el logro de los objetivos terapéuticos obtenidos por sus niños y niñas.

Dijo que el trabajo que se realiza desde el CAID con losinfantes ha incidido en que la labor de la primera dama siga creciendo en beneficio de este sector vulnerable de la población.

Trabajo con gran corazón

Taveras expresó que la actividad pone de manifiesto como un trabajo que se ha realizado con gran técnica pero también con gran corazón genera una serie de vínculos que va mucho más allá del compromiso laboral.

“Recuerden que el CAID va a seguir abierto para ustedes en diferentes  servicios y siempre cualquier necesidad que puedan tener independientemente de que no estén en un programa activo dentro del centro, los agentes sociales y el personal estarán dispuestos a orientarles para que sus hijos sigan teniendo y mejorando su calidad de vida”.

Padres agentes multiplicadores de  buenas prácticas

Destacó que los padres se convirtieron en agentes multiplicadores de  buenas prácticas que han aprendido, se han implicado y transformado con el compromiso de conocer y manejar la condición de sus hijos.

“Aunque como profesionales tenemos diversos servicios en favor de sus hijos, a través de ellos nosotros hemos crecido como personas, como profesionales, a nivel de gestión y más que nada que sus hijos nos han permitido construir un proyecto que hoy ya tiene dos hijos más en Santiago y San Juan y muy pronto otro en Santo Domingo Este”, señaló.

“Seguiremos siendo una gran familia CAID que cada cierto tiempo sigue creciendo”, añadió.

Mi niña ya puede vestirse sola

En tanto que  Saudy Rosario, madre de Analís Aquino Rosario expresó que las terapias del habla y ocupacional le han funcionado muchísimo, con su niña.

“Mi niña era un poco individual, pero ya hoy en día ella comparte sus juguetes, socializa con los demás y cuando vamos al supermercado me dice… Mami falta el arroz o la leche, agarra por sí misma un carrito y puede vestirse sola que era una de las inquietudes que tenía al llegar aquí“.

Un testimonio similar tiene Pastora Ureña, madre de Enerolina Mieses Ureña, quien explicó que su hija aprendió bastante en psicopedagogía, y la están preparando para educación regular, a través del CAID, que ha progresado mucho y es de alto rendimiento.

«Le doy gracias a la primera dama por permitirnos estar aquí en esta institución, que gracias primero a Dios y después a ella pues por eso hemos podido avanzar con nuestros niños», manifestó la señora Ureña.