Merryl Strip junto a otro artistas y escritores demandan esclarecer asesinato de periodista

0
35
Merryl Strip
Merryl Strip

Artistas y escritores del mundo pidieron a la ONU que intervenga en el esclarecimiento del horrendo asesinato del periodista disidente saudita Jamal Khashoggi.cubasi.cu

Artistas y escritores del mundo, entre ellos la afamada Meryl Streep, pidieron este sàbado a la ONU,  que intervenga en el esclarecimiento del horrendo asesinato del periodista disidente saudita Jamal Khashoggi, mientras emergen nuevos detalles escabrosos del crimen.

“La única conclusión lógica”, a un mes del homicidio en el consulado de Arabia Saudita de Estambul, es que el cuerpo de Kashoggi haya sido disuelto en ácido “para no dejar huellas”, dijo al diario Hurriyet Yasin Aktay, consejero del presidente turco Recep Tayyip Erdogan y amigo del reportero muerto.

“Según las últimas informaciones que tenemos, el motivo por el que desmembraron su cuerpo era para disolver los restos más fácilmente. Ahora nos damos cuenta de que no solo lo descuartizaron, también lo hicieron evaporar”, apuntó Aktay.

La hipótesis, que en las últimas semanas ya había surgido como trascendido en los medios locales, por el momento no halló confirmaciones oficiales de parte de los investigadores turcos.

Anoche por iniciativa de Reporteros sin Fronteras, la Torre Eiffel se apagó durante un minuto para recordar el asesinato de Khashoggi. Por su parte, UNESCO recordó que hoy, 2 de noviembre, se conmemora el Día Internacional contra la Impunidad de los Crímenes contra los Periodistas.

La actriz Meryl Streep y los escritores JK Rowling y Zadie Smith aparecen en la lista de 100 artistas e intelectuales que han firmado una carta abierta en la que piden a la ONU que investigue la muerte de Khashoggi.

“El asesinato violento de un eminente periodista y columnista en un país extranjero es una grave violación de los derechos humanos y una escalada preocupante de la represión a los disidentes en Arabia Saudita, cuyo gobierno ha encarcelado en los últimos años a numerosos escritores, periodistas y activistas de derechos humanos”, afirma la misiva. ” Se trata de un ataque a seres humanos, a la libertad de expresión y asociación”, acota el mensaje.

Otros nombres en la lista de firmantes incluyen Patrick Stewart, Ian McEwan, Bob Woodward, Roxane Gay, Margaret Atwood, Alec Baldwin, Molly Ringwald, Colm Tóibín y Jeffrey Eugenides.

En tanto, Hatice Cengiz, la novia de periodista Khashoggi, asesinado en el consulado de su país en Estambul el pasado 2 de octubre, pidió a la comunidad internacional desde las columnas del diario The Washington Post que se haga justicia.

Un esfuerzo que debería ser encabezado por Estados Unidos, un país “fundado sobre los ideales de libertad y justicia para todos, con la primera enmienda que sanciona los ideales personificados por Jamal”, escribió Cengiz.

Pero “la administración Trump tomó una postura que carece de fundamento moral”.

“Algunos -dijo- tuvieron un enfoque a través del prisma cínico del interés personal, con declaraciones enmarcadas por el miedo y la cobardía, por el temor de sacudir acuerdos o vínculos económicos”.

“Alguien en Washington está esperando que este problema sea olvidado, con tácticas simplemente dilatorias. Pero nosotros seguiremos haciendo presión sobre la administración Trump para que contribuye a hacer justicia por Jamal. No habrá trabas”.

Cengiz invitó así a la comunidad internacional a “tomar medidas serias y prácticas para revelar la verdad y procesar a las personas involucradas en un tribunal”, además de entregar el cuerpo de Jamal a sus seres queridos.

Por su parte, la ONG humanitaria Amnesty International declaró que la muerte de Jamal Khashoggi fue una ejecución extrajudicial obra de Arabia Saudita, e ignorada por los Estados miembro de las Naciones Unidas.

“La duradera represión del gobierno saudita hacia quien expresa críticas, ejemplificada por la reciente ejecución extrajudicial del periodista Jamal Khashoggi, hasta ahora fue obstinadamente ignorada por los Estados miembro de la ONU”, declaró Samah Hadid, directora de las campañas de Amnesty sobre Medio Oriente.

“La macabra muerte de Jamal Khashoggi mostró hasta dónde las autoridades sauditas están dispuestas a llegar para reprimir el disenso pacífico. Desde que Mohammad bin Salman se convirtió en príncipe de la Corona, la represión no hizo sino empeorar”, subrayó Hadid.m