Medios internacionales destacan que la Reina Isabel lució un broche regalo del ex presidente Obama, durante la visita de Trump

0
110
Getty imagen
Getty imagen

Inglataterra. Recientemente fue muy comentada la visita al Reino Unido que realizó el presidente Donald Trump y su esposa Melania, desde las reacciones del pueblo británico hasta la falta de protocolo por parte del titular estadounidense, pero lo que no se comentó fue que la reina Isabel llevó un broche regalo del ex presidente Barak Obama.

En Twitter, la usuaria SamuraiKnitter habló sobre la Reina y su afición por estos accesorios durante diversos eventos públicos.

Muchos de ellos han sido obsequios por parte de funcionarios y diversas figuras públicas. “Si la visitan de nuevo, ella usará el broche o cualquier otra cosa que les haya regalado. Para ella, es casi como las órdenes reales”, señaló en su cuenta..

Por ello, llamó la atención el broche que la Reina utilizó para recibir al actual presidente de Estados Unidos y a su esposa, que se trataría de un regalo hecho por ni más ni menos que su antecesor, Barack Obama, durante una visita en 2011, y con quien la familia real mantiene una relación de amistad, según El Mundo.

Según la usuaria, que cita un blog de joyas, durante la siguiente visita de Trump con la Reina, ella portaba otro broche con un ‘mensaje oculto’.

Fue obsequiado por David Johnston, ex gobernador general de Canadá, una de las naciones con las que los británicos mantienen relaciones de amistad y Trump ha tenido diferencias, según informó El País..

“La convención constitucional, por supuesto, dicta que la Reina debe permanecer políticamente neutral en todo momento, pero su inclinación al ex presidente ha sido vista por algunos como un golpe sutil e indirecto contra Trump”, se lee en una nota publicada por The Independient.

La visita del mandatario estadounidense habría dividido opiniones incluso al interior de la familia real. A decir de The Sunday Times, el Príncipe Carlos y el Príncipe Guillermo “no estaban dispuestos” a reunirse con Donald Trump durante su visita al Reino Unido.

De hecho, durante su estancia en aquel país, Donald y Melania Trump apenas y tomaron el té con la reina Isabel el pasado viernes en el castillo de Windsor. “La familia más amplia no fue tan entusiasta con la visita como lo fueron cuando llegó Obama”, sugirió The Sunday Times.

Sin embargo, el Palacio de Buckingham ha insistido en que la presencia de Trump en el Reino Unido no se trataba de una vista de Estado, sino de un viaje de trabajo. de yahoo.es