Canadiense paga a una empresa para romper con pareja

0
78

Pagarías a alguien para que se encargara de romper con tu pareja? Eso es exactamente lo que hizo Trevor Meyers.

“Sentí que era más fácil para otra persona encargarse de una situación incómoda como una ruptura”, dice el joven de 28 años, quien vive en Canadá.

Utilizó los servicios de una compañía llamada The Breakup Shop, o La Tienda de la Ruptura, en más de una ocasión para poner fin a sus relaciones.

Ahí hay varias opciones: pagar a un desconocido para enviar un mensaje de texto, correo electrónico o (una pasada de moda) carta escrita a la persona con la que se quiere romper.

O puede llamar a su futuro o futura ex para decirle que todo se acabó.

“Usé The Breakup Shop para finalizar un par de relaciones cortas cuando las cosas no encajaban con la manera en que vivo mi vida”, dice Trevor, publica La Opinión.com

“En general, creo que lo entendieron (sus parejas), es bastante simple. No he tenido que usarlo a menudo, pero me alegro que haya un servicio así”.

Cuando se “esfuman”

The Breakup Shop fue fundada por los hermanos canadienses Evan y Mackenzie Keast en noviembre de 2015.

La idea surgió cuando Mackenzie “esfumó” (en inglés, g hosting ) mujer, es decir, cuando alguien desaparece de la vida de una persona con la que estaba saliendo.

“Ella dejó de responder a los mensajes y llamadas telefónicas, desapareció totalmente. No tuvo el valor de romper con él”, dice Evan.

Pasada una semana, The Breakup Shop fue puesta en marcha.

Los precios van desde 10 dólares canadienses (US$7,33) por el envío de un mensaje texto o correo electrónico, a 80 (US$58,61) por una “caja de ruptura” que incluye galletas y vino.

Los mensajes se pueden personalizar, pero Evan subraya que la empresa nunca hará llegar a la otra persona ningún mensaje “ofensivo o dañino”.

En los últimos 18 meses, los hermanos han terminado “cientos y cientos” de las relaciones mientras siguen con sus propios empleos de tiempo completo en desarrollo de tecnología y bienes raíces.

Dejar respuesta